Saltar al contenido

Cartas de amor Fernando pessoa

fernando pessoa
Cartas de amor fernando pessoa
Fernando Pessoa nació el 13 de junio de 1888 en Lisboa (Portugal) y murió el 30 de noviembre de 1935. Es uno de los escritores portugueses más renombrados de todos los tiempos y una figura destacada en la literatura de todo el continente europeo del siglo XX. El trabajo de Pessoa se caracterizó por ser innovador para la lengua portuguesa, introduciendo ciertos aspectos de las vanguardias de otras regiones. Leyendo sus libros podemos encontrar tres heterónimos: Ricardo Reis, Álvaro de Campos y Alberto Caeiro. A través de ellas se desarrolló Pessoa, cultivando al mismo tiempo tres estilos literarios absolutamente diversos: uno espontáneo y expresivo, otro orientado a la perfección sintáctica y léxica, y un tercero inclinado a la estética. Aunque la mayor parte de la poesía de Pessoa se publicó póstumamente, se considera una obra artística extraordinaria, en la que el artista consigue exponer el equilibrio, a menudo contradictorio, que debe existir entre las emociones y la razón. Fernando murió como víctima de una enfermedad hepática cuando tenía sólo 47 años.

Cartas de amor fernando pessoa

El amor es una compañía.
Ya no sé cómo caminar solo por los caminos,
Porque ya no puedo caminar sola.
Un pensamiento visible me hace caminar más que
premura
Y ver menos, y al mismo tiempo gustar de ir
viéndolo todo.
incluso la ausencia de ella es una cosa que es
conmigo.
Y me gusta tanto que no sé cómo desearla.
Si no lo veo, me lo imagino y soy tan fuerte como el
árboles altos.
Pero si la veo temblar, no sé qué se ha hecho.
de lo que siento en su ausencia.
todo lo que soy es cualquier fuerza que me abandona.
Toda la realidad me mira como un girasol con el
su cara en el medio.

Poema de amor fernando pessoa

Tu voz habla de amor…
Tan tierno que habla que se me olvida
que su prosa blanda es falsa.
Mi corazón es infeliz.

Sí, como sugiere la música
lo que no está en la música,
mi corazón sólo quiere
que la melodía que hay en ti…

¿Para amarme? ¿Quién se lo creería? Hablar
con la misma voz que no dice nada
si eres una canción de cuna.
Oigo, ignoro y soy feliz.

No hay falsa felicidad,
mientras dure es verdad.
¿Qué importa lo que la verdad exalte?
si soy feliz de esta manera?

Autopsicografía de Fernando Pessoa

El poeta es un fingidor.
Finge tan completamente
que hasta finge que es dolor
el dolor que de veras siente.

Y quienes leen lo que escribe,
sienten, en el dolor leído,
no los dos que el poeta vive
sino aquél que no han tenido.

Y así va por su camino,
distrayendo a la razón,
ese tren sin real destino
que se llama corazón.

Tabaquería, del heterónimo Álvaro de Campos

No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
Aparte de esto, tengo en mí todos los sueños del mundo.

Ventanas de mi cuarto,
cuarto de uno de los millones en el mundo que nadie sabe quién son
(y si lo supiesen, ¿qué sabrían?)
Ventanas que dan al misterio de una calle cruzada constantemente por la gente,
calle inaccesible a todos los pensamientos,
real, imposiblemente real, cierta, desconocidamente cierta,
con el misterio de las cosas bajo las piedras y los seres,
con el de la muerte que traza manchas húmedas en las paredes,
con el del destino que conduce al carro de todo por la calle de nada.

Hoy estoy convencido como si supiese la verdad,
lúcido como su estuviese por morir
y no tuviese más hermandad con las cosas que la de una despedida,
y la hilera de trenes de un convoy desfila frente a mí
y hay un largo silbido
dentro de mi cráneo
y hay una sacudida en mis nervios y crujen mis huesos en la arrancada.

Hoy estoy perplejo, como quien pensó y encontró y olvidó,
hoy estoy dividido entre la lealtad que debo
a la Tabaquería del otro lado de la calle, como cosa real por fuera,
y la sensación de que todo es sueño, como cosa real por dentro.

Fallé en todo.
(…)
He abrazado en mi pecho hipotético más humanidades que Cristo,
he pensado en secreto más filosofías que las escritas por ningún Kant.
Pero soy y seré siempre el de la buhardilla,
aunque no viva en ella.
Seré siempre el que no nació para eso.
Seré siempre sólo el que tenía algunas cualidades,
seré siempre el que aguardó que le abrieran la puerta frente a un muro que no tenía puerta,
el que cantó el cántico del Infinito en un gallinero,
el que oyó la voz de Dios en un pozo cegado.
¿Creer en mí? Ni en mí ni en nada.
Derrame la naturaleza su sol y su lluvia
sobre mi ardiente cabeza y que su viento me despeine
y después que venga lo que viniere o tiene que venir o no ha de venir.
Esclavos cardíacos de las estrellas,
conquistamos al mundo antes de levantarnos de la cama;
nos despertamos y se vuelve opaco;
salimos a la calle y se vuelve ajeno,
es la tierra y el sistema solar y la Vía Láctea y lo Indefinido.

(…)
El Dueño de la Tabaquería aparece en la puerta y se instala contra la puerta.
Con la incomodidad del que tiene el cuello torcido,
con la incomodidad de un alma torcida, lo veo.
El morirá y yo moriré.
El dejará su rótulo y yo dejaré mis versos.
En un momento dado morirá el rótulo y morirán mis versos.
Después, en otro momento, morirán la calle donde estaba pintado el rótulo
y el idioma en que fueron escritos los versos.
Después morirá el planeta gigante donde pasó todo esto.
En otros planetas de otros sistemas algo parecido a la gente
continuará haciendo cosas parecidas a versos,
parecidas a vivir bajo un rótulo de tienda,
siempre una cosa frente a otra cosa,
siempre una cosa tan inútil como la otra,
siempre lo imposible tan estúpido como lo real,
siempre el misterio del fondo tan cierto como el misterio de la superficie,
siempre ésta o aquella cosa o ni una cosa ni la otra.

(…)
(Si me casase con la hija de la lavandera
quizá sería feliz).
Visto esto, me levanto. Me acerco a la ventana.
El hombre sale de la Tabaquería (¿guarda el cambio en la bolsa del pantalón?),
ah, lo conozco, es Estevez, que ignora la metafísica.
(El Dueño de la Tabaquería aparece en la puerta).
Movido por un instinto adivinatorio, Estevez se vuelve y me reconoce;
me saluda con la mano y yo le grito ¡Adiós, Estevez! y el universo
se reconstruye en mí sin ideal ni esperanza
y el Dueño de la tabaquería sonríe.

Vídeos de Cartas de amor Fernando Pessoa