Saltar al contenido

El tarot del amor en tiempos de pandemia

Tarot Amor

La pandemia de covid-19 que ha azotado el planeta en el último año ha cambiado nuestro mundo tal y como lo conocíamos, trastocando todos los aspectos de nuestra vida. Por eso, ante la incertidumbre generada por el virus, miles de personas acuden cada día a videntes y tarotistas para intentar arrojar algo de luz sobre su futuro inmediato.

En los últimos años, el tarot, la astrología y los rituales de santería han cobrado gran importancia y son muy activos en el mundo. Pero es ahora cuando más destacan, ya que la gente necesita encontrar respuestas que no puede obtener por otros medios. Así, los adivinos profesionales alivian los miedos y fortalecen o rescatan la esperanza de miles de personas cada día con temas como el Tarot del Amor o la cartomancia.

Algunos de los tarotistas, clarividentes y adivinos consultados por Columna Cero afirman que la pandemia ha aumentado el número de personas que quieren saber qué pasará con sus trabajos, carreras, finanzas, amor o salud.

Consejos de Adivinos

Algunos adivinos ven sus consultas como una terapia y un aprendizaje para quienes acuden a ellos, desde jóvenes de 18 años que «preguntan por el amor» hasta conocidos políticos que «buscan consejo».
Hay muchas personas que necesitan apoyo emocional; que necesitan ser escuchadas. Y por eso los videntes suelen actuar como psicólogos además de como lectores de tarot. Así, aunque hay líneas telefónicas de tarot e incluso es posible encontrar aplicaciones informáticas que prometen decir el futuro, al final «el cara a cara funciona mejor».

Preguntas frecuentes

Las preguntas clave durante la pandemia son las relacionadas con el trabajo, el dinero y la salud. La gente tiene muchas dudas sobre lo que va a pasar, por lo que busca a alguien que le proporcione algo de tranquilidad y le ayude a despejar las nieblas del futuro y a aliviar las ansiedades y frustraciones del presente.

Independientemente de si se cree o no en alguna forma de adivinación, el hecho es que las personas recurren a la mirada al futuro cuando se sienten perdidas, ansiosas, desesperadas, atascadas o indecisas ante la realidad abrumadora. El tarot es una herramienta, un instrumento que les abre una ventana a través de la cual pueden mirar las múltiples posibilidades que tienen, generando así ilusión y esperanza.

La incertidumbre ha llegado a nuestras vidas como un huracán, derribando todo, obligándonos a adaptarnos a un mundo diferente, un mundo extraño, un mundo nuevo. El aislamiento es la mejor manera de contener este virus que se ha extendido por la tierra y esta necesidad de refugiarnos en el calor de nuestro propio hogar, nos asusta, está llena de miedos por estar separados de los que amamos, por no poder abrazar, por no poder besar.

Y es que el amor ha tenido que adaptarse a esta nueva etapa, mucho menos física y por tanto mucho más emocional y profunda. El amor en los tiempos de Covid-19 se ha transformado, se ha vuelto invisible pero más poderoso. El amor en estos tiempos turbulentos ha venido acompañado de muchas otras emociones que habíamos olvidado: la compasión, la gratitud, la bondad, el altruismo.

El amor ha mutado, se ha vuelto más profundo, más significativo, más amplio. Ya no se limita a nuestros seres queridos y amigos, ahora nuestro amor se extiende a toda la humanidad, a los que estamos recluidos, a los que cuidan de los enfermos con todo el amor de su corazón, a los que llevan de la mano a los que exhalan su último aliento, haciendo más fácil su partida de este mundo. Nuestro amor está también en el aislamiento que cumplimos, pues nos refugiamos en casa para no contagiar a los demás, para aliviar la carga de todos los que trabajan en los hospitales, arriesgándose por todos, porque no entienden una forma mejor de cuidar que esa.